Planificando el divorcio

Si has llegado a esta página es porque estás planteándote acabar la convivencia con tu pareja o porque ha sido la otra parte la que ya te ha planteado hacerlo.

Diferencias entre separación y divorcio

Antiguamente era necesario, según la legislación española, que los cónyuges estuvieran separados al menos un año, para poder solicitar posteriormente el divorcio. Se concebía de esta manera la separación como un obligado trámite de reflexión anual por si cabía la reconciliación.

Ahora no. Puede instarse directamente el divorcio.

Pero mientras que la separación únicamente produce la suspensión de la vida común de los casados y cesa la posibilidad de vincular bienes del otro cónyuge en el ejercicio de la potestad doméstica, el divorcio deriva en la disolución del matrimonio.

Como consecuencia de lo anterior, la reconciliación posterior al divorcio no produce efectos legales, si bien los divorciados podrán contraer entre sí nuevo matrimonio. Contrariamente, en caso de separación, la reconciliación pone término al procedimiento de separación y deja sin efecto posterior lo resuelto en él.

Sin perjuicio de todo ello, normalmente las parejas que suelen romper su matrimonio instan directamente el divorcio y no la separación.

Consejos para afrontar la separación o divorcio

Trucos antes de divorciarse

Es curioso. Mucha gente busca en Google información sobre consejos antes de separarse o divorciarse.

Y la respuesta es simple. No hay trucos ante la ruptura de pareja. Solo una buena planificación y un buen asesoramiento jurídico. Son cruciales.

En esta coyuntura hay que ser generoso y evitar juego sucio o guerras suicidas en perjuicio de la pareja y, en su caso, de nuestros descendientes.

Ahora bien, hay que estar preparado para un periodo de cambios bruscos e intentar desde el equilibrio no salir perjudicado en la liquidación del patrimonio conjunto y en la conservación del privativo.

Con lo que, entre otras medidas, desde el primer momento hay que tener redactado un inventario de bienes conjuntos y si se presenta una relación complicada en la ruptura con la otra parte, proteger los privativos con discreción: joyas, relojes, cuentas corrientes propias, lingotes de oro, bienes inmuebles, etcétera.

Por otra parte también hay que poner el foco en cómo se determinará la futura relación con los hijos comunes. Teniendo claro qué se pretende. Porque si, por ejemplo, buscas que te sea reconocida la custodia compartida deberás implicarte cuanto antes de una manera activa en cumplir los requisitos legales que se exigen para ello por los juzgados y tribunales.

En todo caso, las acciones que debes tomar desde el primero momento, tanto desde el punto de vista patrimonial como familiar, dependerán de las circunstancias y objetivos del caso concreto; atendiendo a cuestiones como las siguientes:

  • ¿Ambos cónyuges trabajan o, por contra, solo lo hace uno de ellos?
  • ¿Hay una desigualdad significativa entre los ingresos que recibe cada uno?
  • ¿Están casados en régimen económico de separación de bienes o en gananciales?
  • ¿El domicilio es privativo o conjunto?
  • ¿Solo tienen los cónyuges una vivienda o varias?
  • ¿Hay hijos menores de edad no emancipados o con la capacidad limitada?
  • ¿Qué edad tienen los hijos?

Calma

En una situación de impacto como la que se presenta, hay que intentar no tomar decisiones irrefrexivas que sean fruto de las prisas y emociones.

Inventariar y documentar bienes, derechos y deudas

Tanto privativos como conjuntos (gananciales).

En caso de ser posible, guardar copias de facturas, relación y detalle de movimientos de cuentas y productos bancarios, así como de otros documentos (nóminas, escrituras o fotografías) que permitan posteriormente justificar el estado patrimonial y financiero del matrimonio y de cada uno de sus miembros por separado.

Busca abogado

¿Por dónde empezar una separación o divorcio?

Ante un divorcio inminente e irreversible, la primera decisión que hay que adoptar es la de elegir y dejarse aconsejar por abogados de divorcios.

Una primera consulta con un abogado te ayudará a:

  • Resolver todas las dudas acerca del divorcio y de las consecuencias del mismo en el caso concreto.
  • Marcar una estrategia de cara al procedimiento.

Si no conoces ningún especialista, puedes pedir consejo a familiares y amigos. Seguro que alguno de ellos ha vivido por situaciones similares y tiene una opinión formada al respecto que puede serte de mucha ayuda.

También puedes pedir consejo a un abogado de tu confianza que si bien no esté especializado en esta rama, sí conoce a colegas que podrá recomendarte.

¿Un abogado compartido o cada uno el suyo?

Es muy difícil dar una respuesta única ante esta pregunta. Dependerá de varios factores que tendrás que valorar en el caso concreto:

  • ¿Te genera confianza el abogado que planteáis contratar conjuntamente?
  • ¿Existe una relación de mínima cordialidad y confianza con tu pareja?
  • ¿Tenéis patrimonio y/o descendencia común?
  • Si tenéis descendencia y/o patrimonio común, ¿están bien predefinidas por las partes las pautas de cómo se va a gestionar ambas cuestiones en la crisis familiar?

Si ya adviertes de partida que alguno de estos factores no se va a dar con garantías durante el proceso de divorcio, lo mejor es que cada parte tenga su letrado.

No necesariamente contratar dos abogados va a salir más caro si desde el principio van a salir perjudicados tus derechos por esta circunstancia.

Nombrar un administrador de la herencia

Es importante, a pesar de que muchos abogados no aconsejan nada al respecto, nombrar cuanto antes mediante testamento notarial no sólo cómo se dispondrían nuestros bienes y derechos en caso de fallecimiento. Sino también nombrar, sobre todo si no hay confianza y buena relación entre las partes, un administrador de la herencia para el supuesto de que los hijos comunes sean menores no emancipados o dependientes. Ya que en caso contrario, si se produjera tu fallecimiento, lo normal será que desde la aceptación de la herencia, sea el ex cónyuge el que se haga cargo de la gestión del patrimonio como custodio de los hijos.

Puedes nombrar administradores de la herencia a un hermano o amigo de mucha confianza que pienses que gestionaría gratuitamente, así como con lealtad y seriedad, tu patrimonio en tal caso. Infórmales de que vas a considerarlos de esta manera en el testamento.

Es lógico que desde el primer momento solo pensemos en el asesoramiento legal ante un proceso de separación o divorcio. Pero no menos importante es recibir ayuda psicológica.

Tu psicólogo no sabe (ni pretende) interpretar la legislación. Pero sí va a convertirse en un consejero emocional que va a ayudarte a no tomar decisiones desequilibradas desde la primera fase de la ruptura.

Los hijos como piedras arrojadizas

Plantéate desde el principio no utilizar a tus hijos como instrumento para conseguir objetivos económicos o patrimoniales.

Soy hijo de padres divorciados y padre de hijos en la misma situación.

Y si algo tuve claro cuando se me planteó la ruptura con la madre de estos últimos, es que no haría pasar a mis hijos lo mismo que me hicieron pasar mis padres al respecto.

A veces, hacerlo puede llevar a los fines materiales pretendidos. Pero las consecuencias en los hijos, máxime si son menores, son muy negativas en el futuro.

Por lo tanto, aunque es tentador recurrir a la fácil artimaña, resolved vuestros problemas como adultos y no utilizando a los niños o niñas como piedras arrojadizas.

Que negocien los abogados

Es una mala idea ponerse a negociar directamente entre los cónyuges las condiciones del divorcio; pues puede ponerse en riesgo la estrategia legal definida por nuestro abogado y lo más probable es que cualquier conversación en una coyuntura de tensiones y distanciamiento acabe en un peor estado que el de partida.

Asume la realidad

Cuanto antes asumas que pasas a un nuevo ciclo de vida menos sufrirás y mejor harás las cosas.

Abandonar el domicilio familiar

Aconsejo que desde el primer día que se plantee la ruptura, se decida, ya con el abogado, si conviene abandonar inmediatamente -y en qué términos- el hogar; con la finalidad de evitar que la controversia pueda acabar también en la vía penal,  perjudicando nuestros derechos ante los hijos.

Dudas frecuentes sobre el divorcio

¿Esconder dinero en un divorcio?

Algunas personas ingresan dinero conjunto en cuentas de terceros con imposiciones periódicas y realizan actuaciones similares para salir beneficiados en la liquidación del divorcio.

Este es un asunto que cada cual debe valorar y decidir después de tratarlo con su abogado, teniendo en cuenta las circunstancias del caso concreto, observando aspectos morales, así como considerando las importantes y contundentes consecuencias legales -incluso penales- que podrían derivarse de esta estrategia.

¿Cuánto cuesta el divorcio?

Para divorciarse por la vía judicial no hay que pagar tasas. Pero sí hay que atender los gastos de abogado y procuradores.

En cualquier caso, el gasto del divorcio dependerá de varios factores.

En primer lugar, de los honorarios de cada abogado. Hay al respecto libertad de fijación de precios. Por lo que conviene en la primera reunión pedir y aceptar un presupuesto de servicios.

Aunque, por otra parte, los gastos de abogados y procuradores en caso de divorcio, dependerán de si se produce de mutuo acuerdo o no. Ya que en este segundo supuesto la actividad profesional se intensifica, con lo que cabe esperar que el precio por divorciarse sea mayor. Sin contar con que en este caso, además, quizá habrá que añadir otras actuaciones complementarias como peritaciones patrimoniales, psicológicas, etcétera.

A modo de orientación, en caso de mutuo acuerdo, el abogado puede costar entre 800 y 2.000 euros. Si no hay pacto, hay que hacerse a la idea de que este gasto podría estar entre 2.000 y 7.000 euros de media.

¿Contratar un abogado low cost para mi divorcio express?

Mucha gente busca en Internet recursos con la pretensión de divorciarse gratis. Pero aún en el caso de hacerlo de mutuo acuerdo, como se ha indicado, se precisa la intervención de abogado o notario. En este último caso, solo si no hay hijos menores de edad no emancipados o dependientes de los progenitores.

Con ello, en Internet puedes encontrar plataformas que ofrecen un divorcio de mutuo acuerdo por 100 euros.

Estas fórmulas de bajo coste están previstas sobre todo para los casos en los que los cónyuges están de acuerdo en el total de los asuntos del divorcio. Pero ni aún así me jugaría el futuro de mi patrimonio y la relación con mis hijos hasta su mayoría de edad a un convenio de corta y pega sin asesoramiento legal personalizado.

Tú decides.

Truco o trato

Dicho todo lo anterior, para reducir los gastos en este proceso, recomiendo buscarse de manera conjunta o separada el mejor abogado al que podamos acceder. Pero intentando que el divorcio sea de mutuo acuerdo. El truco es el trato.

¿Qué es la pensión compensatoria?

La pensión que se fijará a favor del otro cónyuge cuando la separación o divorcio pueda producir un importante desequilibrio y perjuicio económico en el cónyuge a cuyo favor se determina.

¿Cuándo suele iniciarse un mayor número de procedimientos de divorcio en España?

Después de las fiestas de Navidad y en el mes de septiembre, tras las vacaciones de verano, son las épocas calientes de los despachos de abogados de divorcios.

Los meses de confinamiento en 2020 por el COVID 19 también incrementó las estadísticas de consulta sobre esta materia.

Cómo divorciarse. Pasos a seguir

Tanto la separación como el divorcio pueden acordarse por escritura pública ante notario o el secretario judicial si no hay hijos menores no emancipados o dependientes de sus progenitores y si han pasado al menos tres meses desde el matrimonio.

En caso de haber hijos menores no emancipados o dependientes de sus progenitores, la separación y el divorcio deberán instarse judicialmente.

Este proceso debe estar guiado al menos por un abogado porque hay que presentar una demanda judicial que acabe en decreto o sentencia de divorcio legal.

Si hay acuerdo entre las partes, se materializa en un convenio regulador que se presentará en el juzgado correspondiente.

En caso de que no pueda materializarse dicho acuerdo, como no puede ser de otra manera, decidirá un juez. Con el inconveniente de que con pacto, en pocos días puede quedar firmado el convenio de divorcio que después habrá que ratificar ante la autoridad judicial y en caso contrario, podemos estar años pleiteando para que un tercero decida por nosotros.

¿Qué elementos debe contener el convenio regulador?

Según el Código Civil de España, el convenio regulador de separación o divorcio debe regular al menos los siguientes extremos:

  1. Cuidado de los hijos sujetos a la patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el régimen de comunicación y estancia de los hijos con el progenitor que no viva habitualmente con ellos.
  2. Si se considera necesario, el régimen de visitas y comunicación de los nietos con sus abuelos, teniendo en cuenta, siempre, el interés de aquéllos.
  3. La atribución del uso de la vivienda y ajuar familiar.
  4. La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos, así como sus bases de actualización y garantías en su caso.
  5. La liquidación, cuando proceda, del régimen económico del matrimonio.
  6. La pensión compensatoria que correspondiere satisfacer, en su caso, a uno de los cónyuges.

¿Puede mi pareja obligarme a separarme o divorciarme?

En España, sí. La separación y el divorcio son derechos que pueden instarse solo por uno de los cónyuges.

Si no estoy casado y vivo en pareja de hecho, ¿qué hago?

Si no hay hijos comunes menores de edad no emancipados o dependientes, solo hay que determinar cómo liquidar, en su caso, la titularidad común de los bienes que hubiese.

Por contra, si hay hijos menores no emancipados o con la capacidad modificada, hay que presentar una demanda de cese de convivencia (de mutuo acuerdo o unilateral), que lleve a que se regulen las relaciones patrimoniales y familiares con aquéllos; ya que en tal caso, es obligatorio que el Ministerio Fiscal intervenga para velar por sus derechos e intereses.

La vivienda familiar

En defecto de acuerdo de los cónyuges aprobado por el Juez, el uso de la vivienda familiar y de los objetos de uso ordinario en ella corresponde a los hijos y al cónyuge en cuya compañía queden.

Cuando algunos de los hijos queden en la compañía de uno y los restantes en la del otro, el Juez resolverá lo procedente.

No habiendo hijos, podrá acordarse que el uso de tales bienes, por el tiempo que prudencialmente se fije, corresponda al cónyuge no titular, siempre que atendidas las circunstancias, lo hicieran aconsejable y su interés fuera el más necesitado de protección.

Para disponer de la vivienda y bienes indicados cuyo uso corresponda al cónyuge no titular se requerirá el consentimiento de ambas partes o, en su caso, autorización judicial.

Divorcios con hijos (otras cuestiones importantes)

¿Qué es la custodia compartida?

Cuando los dos padres y/o madres de los menores no emancipados mantienen su custodia legal tras la separación o divorcio.

Actualmente la custodia compartida es el régimen que se determinará por defecto. Y es, salvo excepciones, sobre el que hay que empezar a negociar cualquier ruptura de pareja.

Pero debe saberse que hace unos años la regla general era precisamente que se fijara una custodia monoparental; normalmente a favor de la madre. Y el otro ascendiente (solía ser el padre) tenía reconocidos una serie de derechos (por ejemplo, de visita) y obligaciones (como el abono de la pensión de alimentos fijada).

Otra de las cuestiones que habrá que determinar es cómo se ejerce esa custodia compartida, que podrá ser:

  • En el mismo domicilio. Cuando los menores quedan en la vivienda familiar y son los padres y/o las madres quienes van y vienen en función al régimen de custodia establecido.
  • En diferente domicilio. Cada progenitor vive en su propia vivienda y son los menores quienes van y vienen.
  • En el mismo domicilio simultáneamente. Cuando los progenitores y los menores siguen viviendo todos en el mismo domicilio. A mi criterio, la menos recomendable.

Debe tenerse en cuenta que solo por el hecho de que se fije la custodia compartida no desaparece la posibilidad de solicitar del otro progenitor la pensión de alimentos. Pero solo será si se puede acreditar en tal caso un desequilibrio importante entre ambos y en beneficio de los descendientes.

Planificar el divorcio

Con todo lo anterior, es conveniente contactar con un abogado experto en divorcios cuanto antes para dentro de los criterios legales establecidos, planificar al máximo el cambio de estado civil atendiendo a las circunstancias concretas de cada caso.

Cumpliendo la ley. Pero intentando reforzar la posición de parte ante los hijos y los asuntos económicos.

Deja un comentario

Los datos recogidos mediante este formulario son responsabilidad de ZEREP CAPITAL CB para gestionar los comentarios del usuario; que legitima dicha recepción y acepta la política de privacidad con su consentimiento expreso. Serán ubicados en los servidores de RAIOLA NETWORKS (LUGO). Pueden ejercerse en todo momento los derechos de acceso, rectificación, limitación, portabilidad, supresión y oposición a través del correo hola @abogadospreventivos.com.

Acepto la política de privacidad. *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, LSSI y protección de datos. También se informa que este sitio participa en el programa de afiliación de amazon. Pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies